top of page
  • Foto del escritorInfotidol

Una investigación científica confirma la importancia de una dieta cetogénica para reducir el dolor

Destacamos el trabajo de investigación científica “Ketogenic Diets and Pain”, de Susan A. Masino y David N. Ruskin, la cual explora el impacto de una dieta cetogénica sobre el dolor térmico, la inflamación y el dolor.


Una dieta cetogénica, también conocida como dieta keto, es un plan de alimentación bajo en carbohidratos y rico en grasas que permite reducir el azúcar de la sangre y los niveles de insulina, llevando a una transición en el metabolismo del cuerpo en la que se sustituyen los carbohidratos por las grasas y las cetonas.


Las cetonas y cetoácidos son combustibles alternativos que el cuerpo fabrica en el hígado cuando hay escasez de suministro de glucosa.


Los alimentos recomendados en una dieta cetogénica son por ejemplo: carnes rojas, pescados grasos como el atún, quesos que no estén procesados, huevos, aceite de oliva, de palta o de coco, semillas y frutos secos, vegetales bajos en hidratos de carbono, palta, especias y hierbas.

El estudio científico mencionado revisa evidencia correlativa y directa de que la dieta cetogénica es una opción no farmacológica para reducir el dolor y la inflamación.


En función de la experimentación con roedores, estudiando comparativamente una dieta de control versus una dieta cetogénica, el estudio concluye que:

· Existe una relación entre el metabolismo y los efectos conductuales de la dieta cetogénica, que producen cambios característicos reconocidos desde hace mucho tiempo en la química sanguínea, como cetonas elevadas y glucosa reducida.

· La hipoalgesia o disminución de la sensibilidad del dolor se mantiene después de una alimentación con dieta cetogénica.


La dieta cetogénica y la inflamación

Muchos tipos de dolor y condiciones dolorosas o progresivas implican inflamación crónica. En comparación con el metabolismo de la glucosa, el metabolismo de las cetonas produce menos especies reactivas de oxígeno, lo cual se sabe que contribuye a la inflamación.

Cuando las reservas de glucógeno se agotan, y no hay glucosa disponible, el organismo necesita aumentar el metabolismo de las grasas para obtener energía. Este metabolismo cetolítico eleva los niveles adenosina, que es un neuromodulador antiinflamatorio que actúa a través de receptores en múltiples sitios, incluyendo leucocitos, endotelios y neuronas. Por lo tanto, se deduce que una dieta cetogénica podría tener efectos antiinflamatorios a través de aumento de la producción de adenosina.


El trabajo de investigación completo puede verse en inglés en el siguiente documento:



masino-ruskin-2013-ketogenic-diets-and-pain
.pdf
Descargar PDF • 400KB


Fuente: Ketogenic Diets and Pain. Susan A. Masino and David N. Ruskin. Journal of Child Neurology. 28(8) 993-1001. ª The Author(s) 2013. sagepub.com/journalsPermissions.nav. DOI: 10.1177/0883073813487595. jcn.sagepub.com

47 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page