top of page
  • Foto del escritorInfotidol

Mitos y verdades sobre el cannabis medicinal

Mucha controversia, interés, curiosidad y desconocimiento rondan el tema del uso medicinal del cannabis, por lo que hacen falta algunos conceptos a modo de guía orientativa en relación al tema.


  1. ►► Mito: El cannabis tiene efectos terapéuticos, por lo que no debe ser malo fumar de vez en cuando. ►► Realidad: Los usos médicos del cannabis se realizan de manera controlada y no tienen nada que ver con su uso recreativo.

  2. ►► Mito: El tema del cannabis para uso medicinal es algo novedoso. ►► Realidad: El cannabis ha sido utilizado a través de la historia tanto como fibra de uso manufacturero, como alimento para pequeños animales domésticos, incienso en ceremonias religiosas y por sus propiedades medicinales. Las primeras descripciones de sus usos medicinales datan de la farmacopea china, y en la India desde hace 3.000 y 2.000 años a.C. como útil en el tratamiento de la tos seca, la fiebre, el insomnio y para mejorar la concentración. En 1964 tomó importancia en occidente cuando fue caracterizada químicamente la estructura del delta 9-tetrahidrocanabinol (Δ9 THC) y se inició la posibilidad de desarrollar en el laboratorio modificaciones en su estructura, y generar de esta manera moléculas sintéticas y variar las propiedades farmacológicas de la estructura original.

  3. ►► Mito: La ciencia avala completamente las propiedades terapéuticas del cannabis. ►► Realidad: el cannabis ha venido siendo objeto de investigación sobre las propiedades y potenciales usos terapéuticos, estas investigaciones se aceleraron con el descubrimiento de los cannabinoides y la existencia de un sistema de comunicación cerebral al que se le llamó “sistema cannabinoide endógeno o sistema endocannabinoide”. Con la determinación química en 1964 de la estructura del cannabis y la posterior identificación de 66 compuestos cannabinoides que actúan como ligandos específicos de los receptores CB1 y CB2, se inició en forma sistemática la investigación farmacológica de estos compuestos y la modificación estructural de análogos naturales con el objeto de aprovechar sus potenciales terapéuticos.

  4. ►► Mito: Todas las variedades de cannabis pueden ser medicinales. ►► Realidad: La variedad de uso medicinal es la Cannabis sativa L. es considerada una especie con una composición química muy compleja basada en la numerosa cantidad de compuestos identificados. Todo el cannabis psicoactivo contiene los compuestos activos conocidos como cannabinoides, pero las proporciones de los dos cannabinoides principales en cada variedad generan efectos distintos tras su ingestión. En términos de efectos medibles sobre el cuerpo, y de la investigación sobre ellos, los dos principales cannabinoides son el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). En la mayoría de variedades de cannabis medicinal, el THC constituye la mayor parte del principio activo, mientras que el CBD representa una fracción mucho menor. El cannabis industrial se caracteriza por su bajo contenido de THC y alta concentración de cannabidiol (CDB). Esta variedad es la que se utiliza como medicinal y por lo tanto se la conoce como “cannabis medicinal”.

  5. ►► Mito: Todos los aceites de cannabis son iguales ►► Realidad: Existen distintos tipos de aceites con diferentes usos y aplicaciones. El “aceite de marihuana” que es una fuente alimenticia obtenida de la planta por estrujado de sus semillas., teniendo grandes cantidades de ácidos grasos esenciales de alto valor nutritivo. El aceite de “cannabis medicinal” con alto contenido de CBD (cannabidiol), que es obtenido por extracción con un disolvente a partir de las flores femeninas de una variedad de cannabis rica en CBD y, una vez eliminado el disolvente, es redisuelto en un aceite fijo (aceite de oliva, coco, u otros) para su uso. El “aceite de hachís” o “hashish”, que es una matriz resinosa de cannabinoides obtenidos a partir de la planta de cannabis. Su extracción también se realiza mediante disolventes y su resultado es una masa endurecida o viscosa, o a veces semilíquida. Este es sólo de uso recreacional, aunque muchos de los que lo poseen en forma ilegal sostienen que es para uso medicinal.

  6. ►► Mito: Usar cannabis como fármaco implica que la persona “se droga” ►► Realidad: En general, los fármacos derivados del cannabis y que se han venido utilizando con aplicaciones terapéuticas, no tienen acción psicoactiva, o si está presente es en forma reducida, sino, por el contrario, tienen efecto analgésico y de sedación (Aprobado su uso en algunos países para pacientes con epilepsias refractarias y esclerosis múltiple).


Fuentes

101 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page